3D para divulgación de la ciencia.

08 Julio 2014 0 comentario

La computación gráfica es un campo de la informática que contempla múltiples disciplinas. En condiciones normales y si preguntamos a personas al azar por el concepto “3D” en informática probablemente vengan a la mente las gafas polarizadas viendo una película de animación, o incluso gracias al nuevo movimiento pujante de las impresoras 3D se puede llegar a tener una idea parcial de todo lo que comprende la ciencia de los gráficos por ordenador, o sea la “informática de 3D“.

Dado que nosotros mismos concebimos a través de nuestros ojos un mundo en 3 dimensiones (sin ponernos demasiado estrictos pudiendo incluir el tiempo como una cuarta dimensión) en la que percibimos lo que nos rodea con alturas, anchuras y profundidades, da pie a pensar que orientar tareas de divulgación mediante el uso del 3D puede facilitar la comprensión del mismo pues así entendemos el mundo que nos rodea.

 

Por ejemplo, desde un punto de vista docente, intentar explicar a alumnos el funcionamiento de la energía eólica a través de aerogeneradores puede ser una tarea mucho más sencilla mediante una animación en 3 dimensiones en la cual se pueda ver como el flujo de aire impulsa las palas y como éstas forman parte de un mecanismo que convierte éste movimiento en electricidad. Incluso puede ser interactiva con el alumno. En el supuesto de que alguna fase, o punto, o parte del mecanismo no le haya quedado clara podría retroceder en la animación, pinchar en una parte de interés para que muestre por pantalla información referente al elemento, etc. El hecho de tener toda la información referente de un tema determinado representado de la forma más intuitiva que se conoce dando la facilidad de usarla como el “divulgador” o “el alumno” desee hace esta técnica un referente para la docencia. Además no hará falta por parte del divulgador más que ofrecer un navegador web, por lo que descentraliza la tarea y facilita el acceso.

En el mundo de la astrología poder interactuar con un sistema solar, en el cual si se selecciona el sistema solar, y más concretamente el sol, podría sobre-imprimir conceptos sobre la radiación electromagnética, formación de estrellas, etc. y cuando se haya asimilado, mover el sistema solar hasta encontrar un planeta y volver a repetir la acción de selección e impresión de nueva información. Desplazar un planeta de lugar con respecto al sol podría proporcionar información sobre cómo afecta a las condiciones atmosféricas del planeta en cuestión. Representaciones de distancias, posiciones relativas, etc.

Procesos celulares, interactuación con moléculas, realización de estructuras químicas, representación de objetos y conceptos de fricción  y gravedad… todo ello tarea sencilla si se procede a la inclusión de una manipulación o interactuación para la experimentación. 

Impresión en 3D de la actividad cerebral

Este no es sino un ejemplo más de aplicación extrapolable a prácticamente todo lo que se pueda imaginar, entendiendo el nuevo concepto de interactuación sobre el modelo 3D como un elemento novedoso y crucial para la asimilación y mejor comprensión de los conceptos.

Al igual que en la ciencia, no hay límites para el uso de técnicas 3D en el ámbito de la divulgación.

Visto 3943 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Si tu puedes soñarlo, nosotros podemos hacerlo

Contacto

Puede contactar con nosotros en:

  • Teléfono: +34 608 648 225
  • FAQS
  • Información Aviso Legal y Privacidad

Redes

Conecta con nosotros en:

Acceso